Preguntas Frecuentes FAQS

pitbull

Requisitos para la tenencia de animales potencialmente peligrosos

En Andalucía el Pitt Bull Terrier, Stafforshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileño, Akita Inu, Tosa Inu y Doberman son considerados Animales Potencialmente Peligrosos (Decreto 42/2008) así como sus cruces , además de aquellos considerados como tales en base a denuncias por ataques o por agresiones.

Los propietarios de estos animales deberán reunir unos requisitos para obtener la licencia municipal de tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos.

 

  • Ser Mayor de Edad.
  • No tener antecedentes penales.
  • No haber sido sancionado en los últimos tres años en relación a la Ley 50/1999.
  • Certificado de aptitud psicológica y física.
  • Haber superado un curso básico sobre adiestramiento impartido por un adiestrador acreditado. (exigible a partir del 7 de abril de 2010).
  • Suscribir un seguro de responsabilidad civil por daños personales y materiales a terceros no inferior a 175.000 €.

Así mismo queda prohibida la tenencia de:

  • Artrópodos, Peces y Anfibios cuya mordedura o inoculación pueda suponer riesgo para la integridad física de las personas.
  • Reptiles: Todas las especies venenosas, cocodrilos, caimanes y todas las especies que en estado adulto superen los 2 Kg.
  • Mamíferos: Todos los primates, así como todas las especies salvajes que en estado adulto superen los 10 Kg. En carnívoros se rebaja a 5 Kg.

perroRecuerda que antes de llevar a tu nuevo amigo a casa, debes realizar la primera visita al veterinario, ya que corres el riesgo de transmitir una infección a algún miembro de tu familia.

En su primera cita, debes tener paciencia y no dejar de prestar atención al animal, lo normal es que esté asustado. Una vez allí infórmate de todo aquello que no sepas y reafirma lo que creas saber.

Sólo debes tener en cuenta los conocimientos que te aporte un profesional, el veterinario, que es quien mejor te puede asesorar.

Mientras tanto, te damos algunos consejos:

1.- No expongas al animal a zonas de riesgo tales como calle u otros animales no vacunados, al menos hasta una semana después de su segunda vacuna.

2.- No debes bañarlo hasta acabar todas las vacunas de cachorro ya que de lo contrario contribuirás a disminuir sus defensas.

3.- Ten siempre tu cachorro vigilado.

4.- Si lo vas a dejar solo, cuidado con el agua, cables eléctricos, objetos punzantes y todo aquello que esté a su pequeño alcance, es joven y todo le llamará la atención queriendo jugar.

5.- Si optas por dejar al cachorro encerrado en una habitación o jaula grande mientras está solo, asegúrate de que tiene espacio suficiente, juguetes para combatir el aburrimiento, agua, comida y de que la temperatura del recinto va a ser la adecuada durante tu ausencia.

4.- La higiene es fundamental. Realiza limpieza de oídos una vez en semana, cortes de uñas periódicamente y, si tu perro es de pelo largo, infórmate de cuándo le conviene su primer pelado.

5.- Los hábitos y normas se enseñan desde pequeños. Si le permites algo de cachorro, es normal que te lo pida de adulto. Por tanto, no es justo ni recomendable que le permitas ciertas licencias ni privilegios por ser pequeño que luego le retires cuando crezca. Eso NO FUNCIONA!!

6.- ¡A dormir! Si tu pequeño compañero es de los que se dan el gran sofocón a la hora de acostarse, aquí van los siguientes consejos:

  • si lloran, no refuerces su actitud acudiendo a socorrerlos, sabemos que es duro pegar un ojo con un cachorro llorando, pero no se morirá de la pena. Aguanta dos o tres noches, seguro que se acostumbra poco a poco.
  • Si el “concierto” no cesa en intensidad, busca ayuda en un adiestrador o en un veterinario especialista en comportamiento.
  • Intenta consolarlo poniéndole compañía en las noches de soledad: podría servirte una bolsa de agua caliente envuelta en una manta con pelitos, con cuidado de que no se queme. También te serviría algún objeto de su anterior hogar, un peluche.
  • Utiliza un reloj de tic tac que le hará recordar el corazón de su madre.

Si sigues nuestros consejos, seguro que después de unos días dormirá a pierna suelta… ¡y tú también!

Según las necesidades de tu mascota y de sus características, tu veterinario te ayudará a recordarlo y una vez puestas, deberás repetirlas anualmente para que el efecto siga siendo positivo y no corramos, ni nosotros ni nuestra mascota ningún riesgo.

Antes de vacunar a su mascota, ya sea perro, gato u otra especie, su veterinario realizará una recomendación personalizada, dependiendo del modo de vida del animal y de la zona en la que viva o incidencia de enfermedades específicas de su territorio.

Consulte en esta página http://www.wsava.org/sites/default/files/VaccinationGuidelines2010.pdf.

CALENDARIO ORIENTATIVO

Perros

6 a 8 semanas:

  • Primera dosis vacuna trivalente (moquillo, hepatitis, leptospirosis)
  • Primera vacuna contra el parvovirus

12 semanas:

  • Segunda dosis vacuna trivalente
  • Segunda vacuna contra la parvovirosis
  • Primera vacuna antirrábica y revacunación a los 30 días. (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010)

Cada año:

  • Vacuna antirrábica (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010)
  • Vacunas contra el parvovirus y trivalente (opcional)

Gatos

1 a 3 meses:

  • Trivalente felina
  • Leucemia felina
  • Panleucopenia felina
  • Calivirus
  • Rinotraqueitis felina
  • Pentavalente

3 meses:

  • Trivalente felina
  • Leucemia felina
  • Primera vacuna antirrábica y revacunación a los 30 días. (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010)

4 meses:

  • Peritonitis Infecciosa Felina

6 meses:

  • Panleucopenia felina
  • Calivirus
  • Rinotraqueitis
  • Peritonitis Infecciosa Felina

1 año y anualmente

  • Vacuna antirrábica (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010)
  • Leucemia
  • Calicivirus
  • Panleucopenia
  • Rinotraqueitis

Otros animales

Consulta a tu veterinario, ya que la prevención dependerá en gran parte del entorno del animal.

raia

La identificación de los animales surgió inicialmente como una necesidad de justificar la propiedad de los mismos. Los animales de compañía han sido identificados de distintas formas y por distintos motivos:

  • Para Control Sanitario. Mediante: cartillas sanitarias (reseña y chapa).
  • Para Control Censal. Mediante: chapas, medallas.
  • Para Control Genealógico. Pedigrees. Inclusión en libros de razas caninas.
  • Mediante Tatuajes, nasogramas…

En este contexto, surge un nuevo concepto de identificación animal, en el que lo importante es que cada animal sea identificado individualmente y de forma fiable y permanente. Para que esto sea así deben darse dos requisitos básicos:

  • Método de identificación
  • Base de datos

El buen funcionamiento y coordinación entre ambos, garantizan una correcta identificación. Para que un animal de compañía pueda ser identificado de una forma definitiva, los requisitos que debe reunir el método de identificación utilizado son los siguientes:

  • Aplicación sencilla, rápida e indeleble
  • Inviolable, fiable, estandarizado y duradero

Actualmente, existe solo un método que reúna las condiciones exigidas: el “microchip” subcutáneo.

El microchip es un elemento inerte y su implantación es totalmente inocua. La implantación se realiza mediante un aplicador estéril, y al ser indolora, no requiere sedación del animal. El transponder consta de unos elementos electrónicos que contienen una información en forma de código alfanumérico. Estos elementos van recubiertos por una cápsula de vidrio biocompatible que garantiza su inocuidad. A la información almacenada en el microchip se accede mediante un lector. La distribución de lectores es muy extensa ya que en la actualidad, no solo mantienen una amplia estructura de lectores las Administraciones Autonómicas en las que la identificación es obligatoria, sino todas las clínicas veterinarias que realizan identificaciones.

Si, en Andalucía es obligatorio desde que se publicó la Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de Protección de los Animales, que en su articulo 17.1 dice: “Los perros y gatos deberán ser identificados individualmente mediante sistema de identificación electrónica normalizado, implantado por veterinario, dentro del plazo máximo de tres meses desde su nacimiento.” No obstante, tanto la normativa de perros potencialmente peligrosos, como ordenanzas de numerosos municipios andaluces ya establecían este método de identificación como obligatorio con anterioridad.

La implantación se realiza mediante un aplicador estéril, y al ser indolora, no requiere sedación del animal. Se realiza bajo la piel del animal, concretamente en el lado izquierdo del cuello.

Los códigos de los animales identificados integran los distintos registros (Bases de Datos). Para asegurar la eficacia de la identificación es necesario que las bases de datos reúnan, al igual que los métodos de identificación, unas condiciones básicas para garantizar un correcto funcionamiento. La Base de Datos debe ser:

  • Única y centralizada
  • Acceso rápido, simple y permanente.
  • Inviolable
  • Continuidad Garantizada
  • Control sobre los Datos
  • Vocación de Servicio

En Andalucía la base de datos que tiene inscritos los animales de compañía es el RAIA (Registro Andaluz de Identificación Animal), propiedad del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, donde el propietario podrá verificar los datos de su mascota introduciendo el número de microchip y su D.N.I.

Al ser una identificación permanente en caso cesión o fallecimiento de su mascota, deberá notificarlo al Registro. La forma más fácil es ponerse en contacto con un Centro Veterinario, donde se le facilitará la documentación para el cambio de propietario, domicilio o para la baja en el Registro.

  1. El propietario comunicará la perdida o desaparición del animal a su veterinario o bien al RAIA mediante el teléfono 954 54 27 01.
  2. La fecha de perdida, lugar y otros datos que se consideren de interés se incluirán en la base de datos, así como se añadirá a un listado de animales perdidos al que tienen acceso todos los veterinarios de Andalucía.
  3. Cuando un animal es encontrado se procede a la lectura de su Código de Identificación, el cual es comunicado al RAIA, que se pondrá en contacto con el propietario del animal a fin de informarle de donde puede recoger su animal.

Trámites necesarios para viajar con animales de un país a otro cuando se quiere viajar de un país a otro con un animal, éste debe ir acompañado de diferentes documentos que varían en función del país de destino:

A. Si se pretende viajar con un animal desde España a un país de la Unión Europea, es necesario que el animal viaje acompañado de su Pasaporte Veterinario correspondiente.

B. Si se pretende viajar desde España a un país fuera de la UE, deberá contactar con el consulado de ese país en España para que le informen de los requisitos necesarios.

C. Si se pretende entrar en España con un animal procedente de otro país, fuera de la UE, deberá consultar los trámites requeridos en el Consulado de España del país de origen.

Antes de emprender el viaje consulte la página:http://www.magrama.gob.es/es/ganaderia/legislacion/animales-compania-normativa-zoosanitaria.aspx

BUSCA A TU MASCOTA EN EL CENTRO ZOOSANITARIO MUNICIPAL

Zoosanitario Almeria

Centro Zoosanitario Municipal de Almería

CENTRO ZOOSANITARIO MUNICIPAL
 

 

Lunes a Viernes de 9 a 13 horas.
Dentro de este horario, un Veterinario atenderá todas las preguntas de los interesados en adoptar.
El coste de la adopción es 50 € (incluye: consulta clínica, vacunación, desparasitación, cartilla e identificación mediante microchips y registro en RAIA).
Teléfono 950 268 531
¿POR QUÉ ADOPTAR?
La tenencia responsable comienza cuando se decide tener un animal de compañía y se conoce lo que esto implica.
Antes de actuar, pregúntese:
  • ¿Puede adquirir el compromiso para 10 ó 15 años?
  • ¿Cuál es la especie que más se adecua a la forma de vida de la familia? ¿Perro o gato?
  • ¿Todos los miembros de la familia están de acuerdo en tenerlo? ¿Hay problemas de salud en la familia, alergias, discapacidades físicas?
  • ¿Puede llevarlo a vivir en el sitio donde habitan? ¿Qué espacio tendrá, en qué lugar de la casa vivirá?
  • ¿Hay otros animales en casa, lo aceptarán?
  • ¿Quién será el responsable del animal? ¿Puede atenderlo, tiene tiempo para sacarlo a caminar, para acompañarlo?
  • ¿Puede cubrir económicamente sus necesidades: alimento, veterinario, vacunas, correas, juguetes, medicinas, elementos de higiene?
  • ¿Está dispuesto a cumplir con las normas de convivencia en sociedad?
  • ¿Se ve capaz de afrontar los problemas que se presenten (emergencias de salud, inconvenientes de comportamiento)?
  • ¿Qué va a suceder con él en vacaciones?

Es conveniente que exista regularidad en todo lo que tiene que ver con el perro: comidas, ejercicios, horas de sueño, costumbres diarias, etc.

El perro tiene tolerancia a las alteraciones de la rutina, pero si son excesivas, o nunca hay una rutina, el perro vivirá en un estado de tensión permanente, que acusa en su salud.

Los cuidados higiénicos que se deben practicar habitualmente, están explicados en las páginas dedicadas a alimentación y cuidados.
Si hemos adquirido nuestro cachorro de un criador reconocido oficialmente, o de una tienda de animales de cierto prestigio, lo más probable es que ya haya recibido su primer lote de vacunas y esté sano de lo contrario, se juegan su prestigio). En el caso de que sea un cachorro (o no tan cachorro) encontrado, regalado por un amigo, o comprado a un particular, lo primero que hemos de hacer es llevarle al veterinario.

En los primeros meses de vida hay que darle una serie de vacunas (el veterinario ya te dirá cuales y fijará el calendario adecuado), y en cuanto cumpla el primer año hay que vacunarle contra la rabia, y a partir de ahí, una revacunación anual. No olvides hacerlo puesto que, además de ser obligatorio por ley, la rabia es una enfermedad mortal y contagiable a las personas. Además de la vacunación, no está de más aprovechar la visita anual para hacer al perro un “chequeo” general.

Recuerda que igual que con las personas, “más vale prevenir que curar”.

Son las vulgares “lombrices”, aunque esta palabra la usamos para agrupar distintos tipos de parásitos, y las enfermedades que causan son diferentes. Antes de cada vacunación, es necesario desparasitar al perro. La palabra técnica es desverminación.

El veterinario nos dirá con cuanta antelación ha de hacerse y qué medicamento hemos de usar.

Independientemente de la desparasitación previa a las vacunas, si al recoger las deposiciones de nuestro perro vemos señales de lombrices, hay que llevarle al veterinario. Trata de recordar el aspecto que tienen por si te pide una descripción (lo ideal sería llevar una muestra, pero mucha gente no tiene estómago para ello).

En cualquier caso y hasta que el perro vuelva a estar sano, hay que extremar las medidas de higiene,a saber:

  • Recoger siempre las deposiciones de nuestro perro, para evitar el contagio a otros (esto es algo que debería de hacerse siempre, pero ahora con más motivo).
  • Lavarse bien las manos después de un contacto prolongado con el animal.
  • No dejar que el perro nos dé “besos”. La saliva puede transportar huevos de lombrices.
  • Mantener al perro apartado de otros perros.

Además de estos consejos generales, los que añada el veterinario. No debe retrasarse la visita más tiempo del inevitable (si descubres las lombrices el domingo, no es necesario ir al veterinario de urgencias, pero el lunes, sin falta, visítale).

Como regla general, y a nivel preventivo, podemos resumir los cuidados en lo siguiente:

uso de collares antiparásitos, mantener limpio el entorno del perro, cepillarle el pelo con frecuencia y usar después algún spray insecticida, y observación (vigilar si se rasca demasiado, caídas del pelo o lesiones de la piel, explorar periódicamente la presencia de garrapatas).

Pulgas: Aunque tengamos al perro en las mejores condiciones higiénicas, no es raro que aparezcan de vez en cuando, ya que aunque pasan poco tiempo en el perro, permanecen en el entorno durante mucho tiempo, y pueden volver a aparecer con mucha facilidad. Las pulgas del perro rara vez muerden a las personas, y solo si no hay un perro disponible.

Garrapatas: Son bastante peligrosas, ya que pueden transmitir al perro una gravísima enfermedad, la piroplasmosis (una variante de la anemia, de origen vírico). Se estacionan sobre el cesped y los matojos, y en cuanto detectan la presencia de un perro saltan sobre él. Su tamaño es pequeñísimo, pero debido a la sangre que chupan pueden crecer hasta el tamaño de un guisante. En cuanto se las detecta hay que eliminarlas.

Piojos: Chupan la sangre del perro y anidan sobre su pelo, donde pegan sus huevos (las liendres). Se reproducen a gran velocidad, por lo que pueden causar lesiones cutáneas de cierta gravedad. Además, el picor vuelve al perro inquieto y nervioso. En perros jóvenes o débiles pueden causar una anemia grave y agotamiento del organismo, a veces con consecuencias fatales.

La dieta ha de ser adecuada a la edad, sexo, raza y tipo de vida del animal.

La mayoría de las marcas de comida para perros tienen una gama variada de alimentos (para cachorros, para perros viejos, para hembras gestantes, etc), y además suelen proporcionar información acerca de la cantidad de comida que ha de contener la ración diaria en función del peso y raza del perro.

Un perro sano y bien enseñado (o sea, sin malas costumbres en cuanto a la comida) debería de comerse todo lo que le ponemos en el plato (si la ración es la correcta).

El veterinario o, mejor aún si el perro es de raza, el criador, te pueden orientar acerca de raciones y tipo de comida.

Hay que tener en cuenta algunos detalles para que la hora de la comida no cause problemas de salud, a saber: Si hace demasiado calor y el perro no quiere comer, no le obligues. Sus buenas razones tendrá.

  • En general, en verano comen menos que en invierno, debido al calor. Pero como hay muchos otros factores que pueden influir en su apetito, esto no es una regla muy firme.
  • Nunca le des de comer después de haber realizado un ejercicio intenso, aunque sea ya su hora de la comida. Primero debe reposar un rato para evitar cortes de digestión, o lo que es más grave, una torsión gástrica.
  • No le cambies la dieta bruscamente. El perro debe adaptarse poco a poco a un nuevo tipo de comida.

Otros consejos de carácter general relativos al tema de la comida, pueden verse en la página de alimentación.

. Para que el perro esté sano y en forma, debe de realizar un ejercicio regular. Pasa igual que con las personas.

  • Elige bien el momento del día.
  • Las horas de más calor, el perro tiende a pasarlas durmiendo. No pretendas que en esos momentos trabaje al máximo.
  • Un perro que hace poco ejercicio, no trabajará al máximo de la noche a la mañana. De modo que no provoques cambios bruscos en intensidad, por ejemplo al comenzar las vacaciones.
  • Los perros también sufren de agujetas, esguinces, estirones… todas esas “lesiones” que puede tener una persona sedentaria al ponerse a hacer un ejercicio fuerte bruscamente. Si se entusiasma demasiado, eres tú quien tiene que ponerle el freno, ya que el perro seguirá hasta que no pueda más.

En resumen, que el perro se mueva todo lo posible sin forzarse hasta el límite. No se pueden dar más consejos: simplemente usa el sentido común.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR